Retornar a la normalidad luego de una situación de crisis nunca es tarea fácil, sobre todo cuando esta alcanza proporciones globales como es el caso de la actual pandemia de la enfermedad Covid-19, causada por el nuevo coronavirus SarCov2.

El impacto de la situación sanitaria que vivimos hoy, en especial de las necesarias medidas de aislamiento social, ha alcanzado a todos y cada uno de los sectores de la sociedad. Aún está por determinar el verdadero impacto económico y social, y las repercusiones que tendrá esta crisis, sin embargo algunos expertos pronostican que sectores de servicios como la gastronomía y la hostelería, deberán transitar por un período de adaptación o transformación en sus procesos, con el objetivo de lograr una recuperación efectiva en el menor plazo posible.

Es lógico pensar que una vez devueltos a la normalidad, los clientes valorarán las condiciones higiénicas de nuestros establecimientos con extremo rigor, en tanto se despertará en ellos una mayor conciencia sobre las enfermedades infecciosas y su potencial de contagio.

De ahí que la principal recomendación que se hace a los hosteleros sea prepararse desde ahora para la inminente transformación que experimentará el sector, analizando cada proceso desde la perspectiva del cliente más exigente y escrupuloso. Este ejercicio deberá arrojar claridad sobre las expectativas futuras de los clientes y de cómo satisfacerlas.

Aumentar la seguridad e higiene de las instalaciones, potenciar la inocuidad de los alimentos, así como la constante desinfección de utensilios, medios de trabajo, superficies y materiales que estén en contacto con los clientes; son algunas de nuestras prácticas regulares que deberán realizarse con mayor rigor.

A ello se une el uso de equipamiento especializado para la desinfección como:

Desinfectantes para manos:

Estos equipos son ideales para ubicar a la entrada de nuestro establecimiento, y ya se han vuelto habituales en determinados espacios como hospitales, restaurantes o buffets, por su fácil utilización. 

Generadores de Ozono:

El ozono es usado desde hace décadas para mantener los espacios refrigerados libres de bacterias, virus, hongos y otros microorganismos. Sus propiedades purificadoras, desodorizantes y su nivel de inocuidad, garantizan la desinfección permanente de cámaras frías, vitrinas exhibidoras y demás espacios refrigerados; a la vez que contribuyen a conservar los alimentos por más tiempo, sin contaminarlos o afectar su calidad.

Cañón de ozono
Cañón de ozono

Es posible encontrar equipos generadores de ozono profesionales para instalar en cámaras frías y recintos industriales, o bien en forma de cañones portátiles, los cuales resultan ideales para espacios pequeños por su movilidad y práctica utilización. Algunos modelos cuentan con temporizadores, ruedas, fijadores  y otros elementos que permiten mayor adaptabilidad a las condiciones del espacio a desinfectar.

Esterilizadores y lámparas de UV:

La radiación ultravioleta, a diferentes longitudes de onda, tiene una fuerte capacidad germicida y excelentes poderes esterilizantes. Se aplica en el sector de la medicina, para la esterilización de instrumental quirúrgico, también en la desinfección de estaciones depuradoras de aguas residuales, laboratorios, sistemas de aire acondicionado e incluso, piscinas y en distintas etapas de procesos industriales para la producción de alimentos y bebidas.

En la hostelería, las lámparas de UV se emplean en la desinfección rápida y segura de cubiertos, vajilla y otros utensilios. Asimismo, puede emplearse en la esterilización de superficies y embalaje de la industria alimentaria como láminas de cierre, envases, latas y bolsas, superficies transportadoras y hasta de alimentos como frutas, verduras y quesos de pasta dura.  

Esterilizadores de calor seco:

Por su parte, el calor seco elimina las bacterias sin emplear nada de humedad y hace que los instrumentos no pierdan el afilado; este tipo de equipo trabaja sin presión, vapor, o productos químicos, lo cual aumenta la seguridad de su uso y su eficiencia. Contrario a los métodos húmedos, los esterilizadores de calor seco no requieren limpieza al no acumular residuos u otros elementos potencialmente contaminantes.

Existen otros tipos de equipamientos aptos para las tareas de desinfección y esterilización.

Si buscas asesoría sobre cuál es el equipamiento que más se ajusta a tu local, podemos ayudarte a encontrarlo, contacta con nuestros especialistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *